Publicidad

Actualizado hace 296 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sucesos
09:23 PM / 10/02/2019
“Siento alegría porque se va a hacer justicia”: Mamá de Kenny
Alejandro Bracho
Leonel Sandrea

Autoridades mexicanas solicitaron presencia de un familiar de la ‘scort’ nacida en Maracaibo  para hundir al asesino.

Desde su humilde vivienda en la calle 74C del sector Nueva Vía, en Maracaibo, Mireya Finol sintió un alivio al dolor por la muerte de su hija Kenny en México, cuando mediante un whatsaap le informaron que el feminicida de su hija, Brayan Mauricio González, alias “Pozole”, había sido detenido en México.

 “Siento alegría porque se va a hacer justicia, ese hombre tiene que ser condenado a cadena perpetua por lo que le hizo a mi hija”, dijo de entrada Mireya mientras terminaba de fumarse un cigarillo.

A Kenny Finol, la modelo y ‘scort’ (dama de compañía),  la asesinaron en febrero del 2018. El responsable del crimen era un hombre implicado en otros feminicidios, así como en delitos de microtráfico de drogas y señalado de ser el jefe de una banda denominada “La Unión de  Tepito”.

 Este delincuente  la golpeó, la torturó, le roció ácido en la cara,  le envolvió la cabeza en una bolsa de plástico y abandonó el cuerpo en   la colonia Jardines de Santa Clara, en el municipio mexiquense de Ecatepec.

El cuerpo de Kenny  fue repatriado a Venezuela y velado frente a la casa de su mamá, donde vivió por 9 años antes de mudarse con su hermano Terlis al barrio San José.

La hermosa joven comenzó a estudiar comunicación social —en Maracaibo—, pero abandonó la carrera y se fue para México.

“Iba y venía. Duraba unos meses por allá después volvía, siempre estuvo pendiente de mí”, recordaba su madre,  que ahora no cuenta con mucho apoyo económico ya que Kenny era quien la sustentaba y no permitía que nada le faltara.

Desde México, unas amigas de Mireya le avisaron de la detención de “El Pozoles”, el asesino que ya había sido delatado como agresor por la propia Kenny en un video que se hizo viral en redes y noticieros digitales por la forma cruenta cómo fue golpeada por ese hombre.

 “Lo que pido es que lo condenen, que le apliquen todo el peso de la ley, porque lo que ese hombre le hizo a mi hija no se le hace ni siquiera a un animal”, insistía su madre.

Mireya Finol  dice que su otro hijo, Terlis, también fue contactado para ir a México para participar en el juicio contra el feminicida de su hermana, pero  tiene el pasaporte vencido.

 “Mi hijo quiere asistir, está esperando que le ayuden a resolver lo del pasaporte para ir hasta México”, señala  Mireya.

Una mujer mexicana le escribió un mensaje a Mireya diciéndole que “se ponía en sus zapatos” porque también es madre y “seguía muy de cerca el caso de Kenny”. Yo la verdad no sé quién es la mujer, pero deber ser alguna amiga de Kenny, porque dijo que estaba pendiente del caso.

 La mamá de la modelo también narró los episodios en los que su hija le habló de Brayan González antes de su muerte.

“Sí, me dijo que tenían una relación y hasta me envió la foto de él, pero después, cuando comenzó a maltratarla,  lo quería apartar”, contó.

También recordó que justo dos días antes del asesinato mi hija me manifestó: “Mami, me amenazó;    dijo que me iba a matar, que ya había matado a mi amiga y que la próxima sería yo”.

 Su madre le respondió: “Mami, venite, venite”, pero Kenny le hizo ver que no era muy fácil, y mientras la indecisión la consumía llegó el trágico momento de su muerte.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS