Publicidad

Actualizado hace 346 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
10:30 AM / 15/06/2019
Reportaje de PanAm Post denuncia malversación de fondos por parte de encargados de Guaidó en Colombia
Panorama

En un polémico reportaje publicado por el medio digital PanAm Post, fueron señalados Rossana Barrera y Kevin Rojas, encargados de Juan Guaidó en Colombia, de desviar elevados presupuestos para costear la estadía y manutención de los militares que desertaron a las Fuerzas Armadas Nacionales y que retiraron su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro.

Con pruebas obtenidas por el periodista Orlando Avendaño, editor en Jefe de PanAm Post, y también redactor del reportaje, se pueden ver “millonarias” facturas y reportes de gastos por concepto de alimentación, traslados, hospedajes y otros servicios que, según reza el texto, eran destinados para mantener la estadía de los militares detractores de Maduro y que se sumaron a Guaidó, pero que “demuestran excesos”, y que algunas eran “extrañísimas”, pues venían de “diferentes talonarios, firmadas el mismo día y con estilos de escritura idénticos”.

Además, el reportaje refirió que casi todas estaban sin sello. Otras irregularidades denunciadas por el texto investigativo, es que hubo “gastos de más de 3.000.000 de pesos en hoteles colombianos y en discotecas, por noche. Unos mil dólares en bebida y comidas. Gastos de ropa en carísimas tiendas de Bogotá y en Cúcuta. Reportes de alquiler de vehículos y pagos en hoteles a sobreprecio”.

Esto implicó facturaciones durante abril por más de 30.000 dólares, y reportes a Caracas con cuentas por pagar, que contemplan “cuentas del Hotel Villa Antigua, en manos de Acnur; y reportan un monto de más de $ 34.000. Además proyectan gastos de más de $ 15.000 e incluyen Hotel Villa Antigua”, según el trabajo periodístico, acompañado de fotografías de las supuestas pruebas base de la presunta malversación.

También hubo reportes de gastos a Caracas que superaban los $ 47.000, entre los que se incluyen gastos en varios hoteles en Cúcuta como Cinera, Cinema Cúcuta, Hampton, Sterling y Zaraya, divididos entre el Gobierno colombiano y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Por otra parte, el texto reza que “Barrera empezó a desarrollar todo un entramado para malversar fondos relacionados a la ayuda humanitaria y la manutención de los militares en Cúcuta”, resaltando así que tres fuentes diferentes le revelaron al periodista que la designda por Guaidó, “reportaba a Caracas el pago de los siete hoteles en los que se estaban alojando los uniformados y sus familiares. Caracas desembolsaba los fondos; sin embargo, a Venezuela, subrayo, solo le correspondían dos hoteles”.

De igual forma, según apuntó el autor, el Gobierno de Colombia, encontró incongruencias sobre la cifra de militares refugiados en ese país, puesto que la información aportada por el equipo de trabajo de Guaidó, al gobierno de Iván Duque, tras una valoración previa, constituía una lista de 1.450 funcionarios, de los que las autoridades de inteligencia colombiana hicieron una “evaluación paralela que concluyó en que Barrera y Rojas habían inflado la cifra de desertores”, ya que eran “unos 700”.

El reportaje reseñó que la embajada de Colombia avisó a Caracas, por lo que, tal como indicó la fuente citada, “Leopoldo López y Juan Guaidó se enteraron de todo lo que hacían Rossana Barrera y Kevin Rojas”.

Los encargados fueron apartados del cargo, se lee en el texto, “aunque Caracas mostraba una defensa a ultranza de ambos. Hubo amenazas y se trató de desviar la responsabilidad hacia la embajada de Calderón Berti”.

Otro punto álgido de la publicación de PanAm Post, es la denuncia de que Barrera acudió el 27 de mayo a una reunión con miembros de la embajada para someter sus gastos en Cúcuta a una auditoría.

“Un hombre, el diputado Luis Florido, la acompañó para abogar por ella, según comentó un allegado a uno de los que estuvo presente en la reunión. La carpeta que entregó era pequeña. Muy pocas hojas para toda la escandalosa información que manejaba la inteligencia colombiana. Al final Barrera pudo entregar un soporte, bastante burdo, de $ 100.000 que había gastado durante su estadía en Cúcuta. Varios montos de los que entregó no se correspondían con la realidad. La cifra es formidable pero, según me dijo el miembro de inteligencia, se queda corta”.

Finalmente, la investigación reseñó que Rossana Barrera era investigada por el Gobierno de Colombia, cuando a mediados de mayo comenzó a organizar una cena benéfica para "recoger fondos para mantener a los uniformados y sus familiares", usando el aval de la embajada de Guaidó en el hermano país, pero tras el rechazo de la propuesta por parte del embajador, lo hicieron "por su parte".

Así, PanAm Post dijo que la funcionaria "envió invitación a las embajadas en Bogotá a nombre de la representación venezolana encabezada por Calderón Berti, utilizando un correo electrónico falso".

"El evento iba a ser en el muy lujoso restaurante Pajares Salina ubicado en la exclusiva urbanización de Chicó Norte en Bogotá. Al final se tuvo que cancelar debido a que los miembros de la embajada pusieron al tanto a las otras representaciones de que ellos no auspiciaban el evento. Al contactar a la embajada y referirme a la invitación, me confirmaron que ellos nunca estuvieron detrás del intento de realizar una cena benéfica".

Lea el reportaje completo en: https://es.panampost.com/orlando-avendano/2019/06/14/enviados-de-guaido-se-apropian-de-fondos-para-ayuda-humanitaria-en-colombia/

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS