Publicidad

Actualizado hace 367 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Política y Economía
09:47 AM / 10/06/2018
Isaías Rodríguez a PANORAMA: “La única tarea es construir la economía del país”
Priselen Martínez Haullier
0

Isaías Rodríguez, embajador de Venezuela en Roma, Italia, considera que el país debe inclinarse a resolver el problema económico. Sostuvo en conversación con PANORAMA, que por el momento  “es la única tarea primordial”.

 

 —Usted pidió crítica hacia la revolución, pero parece que dentro de la revolución hay resistencia hacia ella...

 

—Los procesos críticos y autocríticos no se decretan. Se inicia un proceso de discusión y de debate y esto va generando dentro de cualquier contexto  de revolución o no revolución una especie de movimiento que al final produce una reflexión. Lo importante es que se comience a pensar que los debates no son unidireccionales, sino que se necesita, incluso, incorporar algunos otros elementos para que el debate sea  mucho más amplio y la idea se presente con mayor dimensión. No es así tan claro que decretamos que haya o no haya esa crítica.

 

 — Entre sus críticas dijo que la crisis económica debió atenderse primero que lo político.

 

— Lo pensé antes y lo sigo pensando. Todo el mundo sabe que si no resuelves el problema económico, no vas a resolver ningún otro problema y es natural, toda política descansa en la economía, no puedes construir esperanza solamente con un discurso político, la gente tiene que tener la barriga llena, expectativas porque vive y la manera de vivir es estar todos los días consciente de que hay problemas cotidianos que debe resolver, como los alimentos, el transporte, la salud,  la educación.  (...) debes resolver cinco cosas fundamentales: comer, vestirte, transitar, estudiar y tener salud, con esos problemas resueltos tu puedes emprender cualquier cosa y  mantener viva la ilusión de la gente.

 

— El Presidente prometió un milagro económico ¿cuánto  más hay que esperar?

 

— El problema económico es la prioridad y en cualquier parte del mundo no la resuelve el país. En el caso nuestro es mucho más grave sobre todo porque tenemos una cultura donde el petróleo nos creó una manera de vivir distinta a la de todo el mundo (...). Es una situación que pudiera perfectamente conformar una especie de nuevos Quijotes porque viene desde el 2013 para acá y no tiene que ver con Maduro, sino con los últimos años del Gobierno de Chávez y a Maduro le tocó todas las verdes; primero, porque no es Chávez; segundo, porque el mundo creyó que si no estaba Chávez era fácil derrocar a Maduro. Es que el problema no es Maduro, no es Diosdado, no es Cilia, no es Jorge, no es Delcy, el problema es derrotar al chavismo y ese es el problema con el cual la oposición no se atraviesa. Eso de que saliendo de Maduro sale del chavismo no es verdad. Si salieron de Chávez y  no salieron del chavismo, la situación tiene que repensarla la oposición. El país para salir de esta situación tiene que reconocerse a sí mismo, ponernos de acuerdo, a equivocarse y a rectificar.

 

 — ¿Qué consejo le daría al presidente  Maduro?

 

— Es muy difícil porque soy embajador. Pero le diría que trate de evitar  los discursos conflictivos a nivel nacional e internacional, mientras menos hable de cuestiones que pueden ser polémicas mucho mejor, que la única tarea es construir la economía del país.

 

 — Sobre el trabajo de  la ANC, ¿urge ya que actúe en tiempos más cortos?

 

— Todo depende del debate. No es una decisión ejecutiva, porque cuando es un órgano colectivo es difícil porque se tienen que buscar consensos.

 

 —¿Cree que se ha desvirtuado la esencia de la ANC?

 

— Pienso que su esencia se ha mantenido. Esta ANC es distinta a la que hizo la Constitución. Esta tiene una dinámica que tiene que ver con el país (...).  

 

 —¿El costo de su salida de la Constituyente tuvo que ver con sus críticas hacia la inacción en lo económico?

 

— No. Yo sostuve unos criterios que fueron polémicos, pero en definitiva cuando me pidieron que viniera a Italia a resolver unos problemas que existían (...), me reuní con la Cancillería italiana y lo primero que me dijeron fue: ‘Usted no puede ser constituyente y al mismo tiempo embajador’. Fue el propio canciller (Jorge Arreaza) quien me dijo que prefería que me quedara en Italia.

 

 —El Psuv  anunció una revisión interna, pero esta vez con el móvil electoral de por medio. ¿Qué opina?

 

— Yo he tenido una posición en cuanto a los procesos electorales del chavismo, y eso me lleva a la elección del 2015. En mi opinión, la elección del 2015 no fue un triunfo de la oposición fue una abstención del chavismo que bordeó casi los 3 millones de votos,  y allí yo hice unos planteamientos en donde decía que había que revisar esa conducta. Y no porque fuéramos mano derecha, mano izquierda sino por que de alguna manera no nos daban el derecho a pensar a discutir, a debatir porque si realmente se estuviera llevando el proceso de una manera mecánica, no autoritaria,  sobre la base de cómo se conduce un partido en Venezuela o en América Latina. En el partido hay que tener disciplina,  y la disciplina implica que los dirigentes tienen una verdad que debe ser discutida. En un proceso como el nuestro,  no porque sea revolucionario, sino complicado estamos siendo una especie de puntal de una lucha geopolítica en el  mundo. Yo pienso que todavía no hemos salido de la tormenta, cada vez estamos más en el ojo de la tormenta y sobre esa base es necesario que se amplíe la visión del asunto donde estamos metidos, porque no es simplemente un problema interno, nosotros formamos parte de una expresión geopolítica que debemos cuidar.

 

 — ¿Hay  sectarismo en el partido?

 

— Yo no creo que hay sectarismo, yo creo que hay expresiones de autoritarismo que corresponden un poco a la dinámica de los partidos en América Latina.  Esa concepción es atrasada, es una concepción superada (...) yo me  apego a la disciplina, si estoy formando parte de una organización debo respetar la mayoría; pero oye: la mayoría son las mayorías. Las mayorías se expresan y determinan, pero cuando tú sustituyes las mayorías por un criterio personal se desvía un poco la discusión y la orientación del proceso sobre todo cuando lo estás manejando sin darte cuenta como si  estuviese trabajando  un problema doméstico. Chávez viajó mucho, se documentó mucho (...), pero escuchaba las críticas. Lo único que él decía era que ‘las críticas me las haces a mí, no me las haces en público’, pero las oía.  Alí Rodríguez, Maripili Hernández, Willian Lara, Jorge Giordani le hacían mucha críticas a Chávez que se manejaban en un universo muy pequeño y directamente con él;  él las escuchaba y  es una de las cosas que realmente nos hace pensar que la ausencia de Chávez ha sido un vacío inmenso para el país.

 

 — ¿Cree que hay cansancio en las bases?

 

— Puede parecer cansancio, lo que hay es agotamiento.  Ese agotamiento al que me refiero no ha tocado la esperanza que es una de las cosas más importantes y lo demostró esta última elección (del 20 de mayo), un país con la crisis  que tiene era imposible que votara de la manera como votó. Que Nicolás Maduro obtuviera más de seis millones de votos era absolutamente imposible, irreal y a eso le temía la oposición a lo que ocurrió en el proceso electoral porque la abstención que se  atribuye como propia que fue del 54%,  el 30% se le atribuye al aspecto económico, por lo que la abstención que pudo manipular la oposición fue del 24%, no del 54%.   En Venezuela la gente se abstiene por convicción, vota por convicción, cuando vota escoge por convicción, y esa es la razón por la cual ese grupo de gente que puede haber  estado agotada espiritual e intelectualmente asumió la posición de votar y votar por Maduro. 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEPolítica y Economía
Ver más