Fomenta el valor del amor en tu hogar
10:20 AM / 05/02/2018-Rosa Alejandra Silva (Pasante) / Gabriela Trujillo (Editora)
Agencias

El amor es uno de los valores más importantes en la vida de una persona, ya que en este convergen otros valores como el respeto, la convivencia, el compartir, la comprensión, la solidaridad y muchos otros.

 

Por esta razón es importante que desde niños se fomente el amor en nuestros hogares, ya que de esa manera creceremos valorando y respetando a quienes nos rodean en los diferentes entornos en los que nos desenvolvamos.

 

La psicóloga Alexandra Ramírez explica que para inculcar el amor en los niños es necesario tener demostración afectiva en nuestros hogares, “el afecto es algo recíproco, por lo que si queremos que nuestros hijos sean cariñosos con nosotros, es necesario que seamos cariñosos con ellos, recordemos que el niño adquiere determinados comportamientos en función de lo que observa en su entorno más cercano”, explicó la especialista a PITOQUITO.

 

De esta manera es importante mantener ciertas costumbres, comportamientos y hábitos que nos ayuden a mantener un hogar unido y lleno de valores gracias al amor.

 

Ramírez ofreció algunos consejos esenciales para formar a niños con este valor esencial:

 

Haz regalos emocionales. Más que regalos materiales trata de darles regalos que posean un vínculo o significado emotivo y simbólico entre el niño y su familia: una carta con algo escrito o dibujado, un video o foto con momentos importantes entre ustedes, entre otros.

Regálales tiempo y comparte con ellos. Los niños necesitan y merecen mucho tiempo con su familia, comparte en  su mundo y conoce e interésate por sus pensamientos.

 

 

Ten más contacto físico con ellos, abrázalos. La psicoterapeuta estadounidense Virginia Satir, especialista en terapia familiar, afirmó: “Necesitamos cuatro abrazos diarios para sobrevivir. Ocho abrazos diarios para mantenernos y doce abrazos diarios para crecer”. Los abrazos son indispensables para la salud mental y emocional de los niños, la ciencia consiguió demostrar su enorme poder sobre el cerebro y con solo un abrazo se puede llegar a liberar hormonas que producen bienestar.

Permíteles compartir con  personas de diferentes edades y clases sociales. Los niños aprenden mejor sobre  la tolerancia y llevarse bien con otras personas a través de la interacción con personas de todas las edades y diferentes culturas.

 

 

Para amar a los demás es imprescindible que el niño primero se ame a sí mismo. Ayúdalo a identificar sus sentimientos y a valorarlos, reconoce sus logros, aliéntalo en sus desilusiones.  Fomenta su autoestima sana.

 

Publicidad
Publicidad
0Comentarios