Publicidad

Actualizado hace 488 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
09:26 AM / 24/01/2018
Reportaje// Taxi 2.0 ante crisis del efectivo
Otto Rojas
1

 Confirmar tu ubicación por el GPS, indicar la dirección de destino, seleccionar la forma de pago: tarjeta de crédito o efectivo y luego escoger el conductor según la preferencia o permitir que el sistema ubique al vehículo más cercano. ¡Listo! En diez minutos, tiempo máximo, el taxista llegará para llevarte al lugar que querías.  

Las apps para taxis parecen haber llegado para quedarse, son parte de la llamada era tecnológica y sus ventajas hacen que la rutina diaria de cualquier persona sea más fácil, sobre todo en una coyuntura en la que la inseguridad, la falta de vehículos y la carencia de efectivo son un dolor de cabeza a la hora de querer trasladarse.

Llamar a una central de taxis, una y otra vez. Intentar con varias líneas hasta que alguna tenga una unidad disponible, cada vez está siendo más desplazada por las aplicaciones celulares que han invadido el mercado mundial en la última década, pero que en América Latina se ha observado en su efervescencia en los últimos tres años.

Para el cliente, en la mayoría de los casos, resulta más cómodo hacer uso de las aplicaciones móviles: no solo por la facilidad en el uso, sino también por el hecho de que pueden consultar el tiempo de llegada y distancia del conductor respecto a su ubicación, así como llevar un control de los viajes realizados y el dinero gastado, lo que  sirve aún más por si se busca organizar un libro de gastos.

Estas apps han tenido acogida gracias a las redes sociales y a las recomendaciones de los usuarios sobre la comodidad en los precios y el servicio en el viaje que realizaron. Al hablar de las ventajas, lo primero a resaltar son los medios de pago. Para este caso existen dos opciones: pago en efectivo, como en el caso de los taxis convencionales, y pago con tarjeta de crédito, o débito. Algunas aplicaciones también existen planes corporativos y sistemas de bonos de consumo prepagados.

El pago con tarjeta es una alternativa que no existía hace un par de años y que puede salvar de apuros tanto al usuario como al conductor; exime los riesgos de no tener vuelto y de recibir monedas o billetes falsos; y, además, el conductor puede proteger sus ganancias del día ante un inminente robo. 

José Espinoza, un taxista con diez años al frente de un volante, asegura que los conductores deben adaptarse a las nuevas tecnologías o perderán su empleo.  “Tengo una década trabajando en una línea de taxi de Maracaibo y en un día ‘malo’ podía hacer hasta sesenta carreras, pero desde hace alrededor de dos años la demanda ha bajado impresionantemente, sobre todo por la falta de efectivo. Ahora, en un día ‘bueno’ puedo realizar cinco carreritas y todas son cortas”, comenta.

El conductor,  como forma de enfrentar la evidente crisis, trabaja a la par en la línea de taxi y como chofer en una de las aplicaciones celulares que emergieron en el mercado. “Cuando no agarro carreras por la central, las consigo por la app, pero no me quedo sin trabajar”,  expresa.

Una de las desventajas es el costo. El precio de un servicio entre las dos modalidades siempre va a variar y la tradicional es más económica. Por ejemplo, la “carrerita miníma”   (Cinco cuadras) vale entre 15 a 20 mil, mientras que en  una aplicación móvil oscila de 25 a 30 mil bolívares.

Pero esta desventaja carece de importancia a la hora de contrarrestarla con el beneficio de la forma de pago y la seguridad que blinda al pasajero, ya que  puede conocer el perfil del conductor, saber sus datos básicos personales, ver una fotografía y tener todos los datos del vehículo; matrícula, modelo y color.

Héctor Torres, centralista de una línea de taxi,  asegura que dinámica con los taxistas han cambiado en el último año. “De tener 200  vehículos afiliados, quedaron poco más de cincuenta. Muchos de los autos se dañaron y sus dueños no pudieron repararlos y otros conductores se fueron del país y dejaron de trabajar”, dice.

Torres, además, explica que para los taxistas “más veteranos” que han hecho del volante su profesión de vida, las tecnologías de las apps no son muy aceptadas. “Al taxista sexagenario, que tiene toda una vida acostumbrado a esperar en la central de la línea por una carrera o estar atento al radio, se le hace difícil adaptarse al uso de aplicaciones móviles”.

En Venezuela existían dos aplicaciones móviles de taxis; la pionera en el mercado Easy Taxi, presente en más de 400 ciudades del mundo, funcionó en el país hasta agosto del año pasado, cuando alcanzaban un total de 25 mil vehículos registrados.  
“Tenemos el penoso deber de comunicarles que, debido a razones que escapan de nuestro alcance y que todo el mundo conoce, nos vemos en la imperiosa necesidad de cerrar temporalmente nuestra operación en el país. Sabemos que esta noticia resulta desagradable y les pedimos sinceras disculpas por los inconvenientes que esto pueda causar”

La segunda aplicación, Nekso, ha incrementado su popularidad y auge luego de la desaparición de su principal contrincante.  Es usada en una veintena de ciudades del territorio nacional, luego que comenzó a operar en julio del 2016, en Maracaibo.

“Comenzamos a usar esta rápida, sencilla e innovador plataforma móvil en Maracaibo porque es una plaza exigente y como garantía de funcionamiento en Venezuela y el resto del mundo”, puntualizó Miguel Santana, gerente general de Blanclink, empresa venezolana especializada en el desarrollo de aplicaciones móviles y software que creó la nueva app.

Esta aplicación a diferencia de Easy Taxi trabaja solamente con conductores afiliados a líneas de taxi convenciones para optimizar el servicio y que los conductores no se sientan amenazados por el boom de las aplicaciones.

“Con la app el conductor gana en seguridad, porque descubre quién es el pasajero, quien también cuenta con calificación y el número de veces que ha utilizado el sistema, y en su credibilidad, sumando carreras a su currículo, que le permiten compararlo con otros por su trayectoria”,  comenta Santana.

Fernando Molero, taxista, aseguró que trabajar con las aplicaciones es más cómodo. “Por el sistema verifico el destino del pasajero y solo tomo las carreras con trayectos que yo desee realizar y evito una molestia para el cliente de decirle ‘para allá no voy”, expresa.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
1
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
1Comentarios

1

santa claus 24/01/2018 10:02 AM

tendran que hacer transferencias con moneda electronica


AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS