Publicidad

Actualizado hace 21 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
10:15 AM / 14/05/2018
Reportaje// Ser un minero virtual
Otto Rojas
0
Referencial

 Un fotógrafo de Maracaibo dejó su cámara a un lado para dedicarse a la minería de las criptomonedas. “Señor Bitcoin”, como se apoda en el mundo de las monedas virtuales, se adentró al negocio por recomendación de su círculo de amigos. “Un pana compró varias máquinas para minar en China y me vendió una en 1.500 dólares para comenzar en el negocio; para poder comprarla rematé parte de mis equipos fotográficos”.  

Cuando inició en el cosmo del bitcoin hace 14 meses sabía muy poco acerca de las criptomonedas, ahora se cataloga un experto y a quien puede orientar sobre el tema, le comparte sus conocimientos sin  problemas. “No es difícil, pero requiere de dedicación y atención”. 

En un pequeño cuarto de unos cuatro metros cuadrados en alguna casa de la zona norte de la capital zuliana, tiene “Señor Bitcoin” su centro de minería. Con las ganancias que devengó de su primera máquina pudo comprar una segunda; esta vez la adquirió por medio de otro amigo que se salió del mercado. “Se fue del país y no se la pudo llevar”, dijo.  

Dentro de las carcasas de dos CPU (el hardware de una computadora) está la minería del bitcoin. Las dos máquinas reposan sobre un escritorio marrón de madera enchapada. A lo lejos parecieran dos ordenadores descuartizados; pero realmente así deben funcionar las máquinas para minar. A diferencia de otro computador; éstos procesadores no pueden estar recubiertos de algún tipo de material, ya que generan mucho calor.

El fotógrafo ahora convertido en un minero; pero sin pico, botas o casco, debió acondicionar la habitación para la minería. Un aire acondicionado de 24 mil BTU todo el tiempo prendido y un extractor de pared cercano a los procesadores son esenciales para la correcta ejecución del negocio.  Pero no todo es ganancia neta, también hay que invertir. Además del desgaste del procesador, se debe invertir tiempo y un alto consumo energético, algo que en Venezuela no es problema por los bajísimos e irrisorios costos de la electricidad. 

“Hay máquinas que dan hasta 900 dólares al mes (720 millones calculado en el mercado negro). Las dos que tengo producen menos porque son más económicas; alrededor de 18$ diarios. Están encendidas todo el día y cada cierto tiempo me llega un correo diciendo cuánto dinero he hecho”, asegura Mr Bitcoin.

“Usted recibió 0,00847178 BTC (bitcoins) que valen 18,55 dólares”, decía el correo más reciente. Un bitcoin estuvo valorado  esta semana en 9.091,1311 dólares.
La llamada minería consiste en operaciones matemáticas que verifican la validez de transacciones en bitcoins mediante las  computadoras. Las máquinas son recompensadas con bitcoins que pueden cambiarse por dólares, otras criptomonedas, giftcards o bolívares.

El trabajo de los millones de mineros en el mundo; entre ellos se estima que 100 mil estén en Venezuela,  es chequear con sus equipos y de manera aleatoria que los algoritmos de operaciones con criptomonedas estén correctos y que no sean duplicados. Se le dice minería porque los  equipos deben cavar hondo en el sistema hasta solucionar los complejos algoritmos de las transacciones del bitcoin y  la matriz les paga luego una comisión en sus respectivas wallets o carteras digitales.

Para poder “minar”, se debe tener primero una máquina especial o adaptar un computador para ello, aunque esta no es la mejor opción, internet rápido, corriente eléctrica estable, un espacio ventilado y una cartera digital para recibir las ganancias.

Cada computadora  para la minería oscila  entre  los 1.500 y 3.000 dólares, el costo varía dependiendo de la potencia.  Adquirirlas no es el único obstáculo: “Para que las dejen pasar (en la aduana) hay que pagar al menos 800 dólares”,  aseguró un comerciante que las importa.

Su compra es nada complicada; tan fácil como comprar unos zapatos o un reloj en Amazon. Las venden por internet y son traídas de China. En ocasiones, hay que pagar un poco más a revendedores porque la página colapsa. La demanda en todo el mundo es alta.

La empresa Elite Fixtures realizó un estudio sobre el costo de la minería de Bitcoins en distintos países del mundo y concluyó que Venezuela es el país en el que resulta más provechoso minar BTC debido al subsidio que el gobierno venezolano ofrece al consumo de electricidad. Además, reportaron que Corea del Sur, uno de los países con mayor volumen de transacciones de criptomonedas a nivel global, es el país más costoso para la minería.

Por lo que, al ser la electricidad, un servicio subsidiado, Venezuela se convierte en un país “muy rentable  para “producir bitcoin”,  actividad que consume mucha energía por la potencia de las máquinas.

Tres compañeros de trabajo de una reconocida entidad financiera de Maracaibo se juntaron para hacer una especie de “cooperativa” para minar BTC. Como al principio, poder desembolsillar los 1.500 dólares que costaba una computadora  era cuesta arriba, los tres empleados se asociaron  para comprarse entre todos un ordenador. “La pusimos a trabajar en la casa que mejor condiciones tenía. Ahora con las ganancias pudimos comprar cinco más y tenemos una granjita”, comentó el trabajador. Entre las seis máquinas, generan unos 3000 dólares al mes, mil para cada uno.  (800 millones de bolívares en el mercado negro).

La minería de Criptomonedas y en especial el “Bitcoin” y el “Ethereum” (Las cuales son las más minadas en Venezuela) son consideradas más como un instrumento de intercambio y de acceso al dólar. Aparte de estas dos, existen entre 700 y 900 monedas virtuales circulando. 

Venezuela también tiene su criptomoneda, es el Petro, respaldada en las reservas de petróleo del país. Un petro es equivalente a un barril de petróleo. El 8 de diciembre del año pasado, el Gobierno Nacional creó la Superintendencia de los Criptoactivos y actividades conexas venezolana.  Actualmente,  el Petro no se puede minar, pero si se puede comprar o vender.

Aún no hay un marco legal en el país que regule la actividad de la minería digital en el país, por lo que existe “un vacío de poder”.  No existe parámetro ni normativa alguna que la pueda controlar, lo que conlleva a la corrupción y extorsión por parte de funcionarios policiales y militares. Mientras tanto, los venezolanos seguirán “minando” a escondidas y bajo una “ilegalidad” no establecida, pero con temor a ser detenidos. Uno de los delitos que puede acarrear cualquier persona que mine es legitimación de capitales.  

Si bien es cierto que en Venezuela el servicio eléctrico es de muy bajo costo, los mineros criollos deben sortear otros problemas para poder cavar hondo en el universo de las criptomonedas. Un internet deficiente o luchar con los constantes apagones y cortes eléctricos recientes pone en riesgo el comercio y los equipos.  Pese a todos los contra, quienes ejercen la minería prefieren correr los riegos, solo para poder devengar unos cuantos dólares al mes y  poder mejorar las finanzas.
 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEExperiencia Panorama
Ver más