Publicidad

Actualizado hace 5 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
06:02 PM / 10/10/2019
El nobel para una novelista polaca, vegana, y militante de la izquierda ecologista
Alexis Blanco
Agencias

Tal vez esta historia no tuvo un desenlace tan preñado de insólitas expectativas como, por ejemplo, la serie Juego de Tronos, pero con su salomónica decisión de ayer, la Real Academia de las Ciencias de Suecia concluyó la escandalosa temporada de los premios legados por Alfred Nobel para la literatura. Las casas de apuestas tenían bastante rezagados en sus listados de favoritos a Olga Tokarczuk (Sulechow, Polonia, 1962) y a Peter Handke (Griffen, Austria, 1942), dos autores que, según consta en el veredicto oficializado ayer en Estocolmo, abren un abanico de discernimiento en torno a temas clave para la humanidad y desvela, con sutil trascendencia, la necesidad institucional sueca de lavarle el rostro a un evento manchado por conflictos extraliterarios, donde la corrupción, tráfico de influencias y chantaje de corte sexual habían instado a la suspensión del otorgamiento, el año pasado, no sólo difiriéndola para este otoño, sino marcando un hito histórico al nombrar sendos ganadores.

Horas antes de la una de la tarde de ayer en la capital del país nórdico, los rumores y especulaciones hablaban de dos mujeres laureadas, para encauzar los desbordados visos de escándalo, pero ninguna de la terna femenina que capitaneaba los más relevantes pronósticos, resultó ganadora. Sobre ese novelón abunda el material en internet.

Pero, una lectura somera del veredicto que coloca a Tokarczuk y a Handke en el Olimpo de las letras universales, también reporta elementos para concluir que, después de todo, la RACS se salió con la suya. Hay ejes temáticos en ambos autores laureados que permiten advertir una intención subyacente de sugerir tendencias temáticas. Veamos, con la discreción del caso, el veredicto:

 En el caso de la novelista polaca, vegana, militante de la izquierda ecologista, destacan su "imaginación narrativa que, con pasión enciclopédica, representa el cruce de fronteras como forma de vida". Añadiéndose, con respecto a su novela cumbre, Casa diurna, casa nocturna", 1998, "una rica mezcla de bellas e impactantes imágenes" en donde "se encuentra la intención de representar una región entera con muchas culturas, destinos y perspectivas individuales en conflicto".

Y agregan este otro detallazo: "Tokarczuk nunca ve la realidad como algo estable o eterno; ella construye sus novelas en una tensión entre opuestos culturales". Para quienes abogamos con pasión por eso que aquí en nuestra aldea está de moda bajo el signo del "diálogo", podrá inferir que, extendido al orbe, también nuestra aldea global está reclamando a gritos este diálogo del cual nos habla la autora de ocho novelas y tres libros de relatos, cuyas obras  han sido traducido a treinta idiomas.

Es la décimo quinta dama que gana un premio donde ha prevalecido la impronta masculina de manera abrumadora. El diario ABC la perfila: "lleva al lector a la búsqueda de la verdad a través de universos policromos, mezcla con delicadeza lo real y lo metafísico, y tiene en «Los libros de Jacob», publicado en 2014, una de sus novelas más conocidas además de «Los errantes», con la que ganó el Man Booker International Award 2018 y fue finalista del National Book Award en la categoría de libros traducidos.".

 El mismo diario español cita a Kinga Dunin, amiga y crítica de su trabajo: "Olga es una mística en la búsqueda perpetua de la verdad, verdad a la que solo se puede llegar en movimiento, traspasando las fronteras". Ensayista, Olga también  ha estado nominada al Premio Literario Internacional Impac de Dublín y ha merecido el Premio Nike de Literatura en dos ocasiones. En 2010 fue galardonada con la Medalla de Plata Gloria Artis y en 2015 recibió el premio de la ministra de Cultura y Patrimonio Nacional a la excelencia literaria (ABC).

Insultos al Público

Desde su pasión por el teatro, el periodista declara su afición por Insultos al Público, esa obra escrita por Peter Handke, en 1966, donde fluyen paradojas como ésta: "Ustedes no piensan. Ustedes no piensan en nada. Nosotros pensamos por ustedes. Ustedes no aceptan que pensemos por ustedes. Ustedes quieren permanecer objetivos. Sus pensamientos son libres. A decir verdad, nosotros nos colamos insidiosamente en sus pensamientos. Ustedes no tienen intenciones ocultas. A decir verdad, nosotros nos colamos insidiosamente en sus intenciones ocultas. Ustedes no piensan ya por sí mismos. Ustedes escuchan. Ustedes se dejan invadir. Ustedes no se dejan invadir. Ustedes se niegan a pensar. Sus pensamientos no son libres. Están ustedes prisioneros...".

También había estado él en las listas de favoritos en la última década, hasta ayer, cuando se hizo justicia. Justicia poética, para el autor de un guión extraordinario, el de Kaspar, la historia del hombre, K Hauser, encerrado desde adolescente y quien al crecer y descubrir la luz, encuentra una sociedad que, lejos de integrarlo, lo excluye y aprisiona. La soledad es tema recurrente en toda su obra. Junto con Wim Wenders, el prestigioso cineasta, ha conformado un tándem extraordinario.  Fe de ella es la realización de su novela, El miedo del portero ante el penalti, de 1970, donde cuenta la historia de Josef Bloch, guardameta de un equipo de balompié, despedido de su trabajo como mecánico. Con WW también trabajó el guion de un clásico de nuestro tiempo, El cielo sobre Berlín, de 1987. La última colaboración entre ellos ha sido Los hermosos días de Aranjuez, tres años atrás, de 2016, inspirada en una obra de Friedrich Schiller.

La vida cruda y dura aparece reflejada con terneza y gran estilo poético por este novelista con clara inspiración autobiográfica, patentaba en títulos como Desgracia impeorable, de 1972, donde cuenta el suicidio de su madre. También, en la misma línea de bella crudeza, aparecen Carta breve para un largo adiós, de 1972, una suerte de bolero alemán donde él cuenta su separación con la novia de entonces, La mujer zurda, publicada en 1976, El chino del dolor, de 1983, La tarde de un escritor, de 1987 hasta El año que pasé en la bahía de nadie, de 1994.

Con Handke en el corazón, este cuarteto de actores increpa: "Vosotros, dignatarios laicos y eclesiásticos, piojosos, capitanes, patronos, eminencias, excelencias, tú, Santidad. Vosotros, Altezas, vosotros, Monseñores, vosotros, cabezas coronadas, vosotros, almas mercantiles, vosotros, los indiferentes, vosotros, los anti-todo. Vosotros, los que construís el porvenir, vosotros, los que nos prometéis un mundo mejor, vosotros, los soberanos, vosotros, los insaciables, vosotros, los astutos, vosotros, que pretendéis saberlo todo, que creéis conocer la vida, vosotros, señoras y señores, vosotros, vosotros, personalidades de la vida pública y cultural, vosotros, vosotros espectadores, vosotros, vosotros camaradas, vosotros, vosotros honorable público, vosotros, vosotros prójimo, vosotros...Bienvenidos todos. Muchas gracias y buenas noches.".

Handke derrochó valentía para defender sus propios puntos de vista políticos e ideológicos, especialmente con los incidentes que le vinculan con lo que fue la crisis de Los Balcanes, lo cual le granjeó hartos enemigos y lo hizo renunciar a dos importantes premios, como el Heine, en 2006 y el Ibsen, en 2014. ¿La razón? Ese libro suyo que priopició crudas polémicas, Un viaje de invierno a los ríos Danubio, Sava, Morava y Drina, o justicia para Serbia, donde hace una defensa de Slobodan Milosevic y el pueblo serbio.

El maestro poeta, Armando Rojas Guardia, también reaccionó cuando le inquirimos: "Querido Alexis, de Handke sólo conozco su diario, que me gustó mucho porque sus entradas son incisivas, lapidarias, casi aforisticas, y su guión admirable para la pelicula de Wenders "Cielo sobre Berlin", cuya fuerza poética y densidad conceptual me impactaron mucho. De la autora polaca lamentablemente no he leído nada.".

Lector irredento, Ronald Rodríguez Vargas, comenta el veredicto: "Los "sospechosos" de siempre volvieron a quedar vestidos y alborotados. Las casas de apuestas y sus quinielas, ídem. La Academia sueca dio un golpe de autoridad sobre la mesa y premio a dos autores europeos, uno más conocido que la otra, por su sólida obra narrativa. La de Handke va más allá, pasa por el teatro y el cine. Nada de paridad e igualdad por sexo, ni inclinaciones por raza, lengua y religión como corresponde a una institución seria en la que las modas no deben marcarla. Bienvenidos Olga Tokarczuc y Peter Handkeal selecto club de los 115. El galardón permitirá universalizar su obra. Nosotros esta mañana hemos ganado dos autores de interés. Lo siento por Kundera, Roth, Marías, Adonis, entre otros...".

HONOR Y GLORIA

Los dramaturgos que han recibido el Premio Nobel a lo largo de la historia son:

Bjrnstjerne Bjrnson (Noruega, 1903); J. Echegaray y Eizaguirre (España, 1904); Paul von Heyse (Alemania, 1910); Maurice Maetrlinck (Bélgica, 1911); Gerhart Haupfmann (Alemania, 1912); Rabindranath Tagore (India, 1913); J. Benavente y Martínez (España, 1922); George Bernard Shaw (Gran Bretaña, 1925); Luigi Pirandello (Italia, 1934); Eugene O'Neill (Estados Unidos, 1936); Francois Mauriac (Francia, 1952); Halldór Laxness (Islandia 1955); Albert Camus (Francia, 1957); Jean-Paul Sartre (Francia, 1964); Samuel Beckett (Irlanda, 1969); Harry Edmund Martinson (Suecia, 1974); Wole Soyinka (1986); Dario Fo (Italia, 1997); Gao Xinjiang (Francia-China, 2000); Efriede Jenilek (Austria, 2004) , Harold Pinter (2005, Reino Unido), Peter Handke (Austria, 2019)

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEExperiencia Panorama
Ver más