¿Tu vehículo deja manchas de líquido o aceite?: identifica las razones y qué hacer

07:40 PM 12/08/2019

Las manchas debajo del carro nunca deben pasar desapercibidas por ser las responsables de identificar las deficiencias que puedan surgir en cualquier repuesto que utilice líquidos o aceites, logrando como consecuencia una avería que puede traducirse en muchos ceros para la reparación.  

Los vehículos disponen de una amplia variedad de sustancias aceitosas o líquidas, pero que cada una está destinada a un fin distinto, según sea el lugar de acción. 

Según datos aportados por el mecánico zuliano  especialista en motores, Jesús Pacheco y el portal web Automóvil Magazine, te explicamos en sencillos pasos las maneras para identificar y saber qué hacer con cada mancha encontrada debajo de los vehículos. Los pasos son los siguientes:

 

Evaluación de la mancha 

Primeramente, el usuario debe determinar qué tipo de líquido o aceite es el que está debajo del carro, su identificación puede sufrir variaciones dependientes del uso y el área, pero los más comúnes serán explicados a continuación: 

Gasolina o diésel

El principal diferenciador de cada una reside en la apariencia y los olores. En el caso del diésel, posee una consistencia aceitosa de color marrón claro, mientras que la gasolina con tonalidades más coloridas dispone de un olor más penetrante que la primera.

Lubricantes

Las fugas de este aceite son fáciles de detectar. Uno de los procesos más comunes es frotar una gota del lubricante entre el dedo índice con el pulgar, si es el producto se sentirá aceitoso o pegajoso. 

Los lubricantes son - valga la redundancia - los responsables de la lubricación dentro de los repuestos en el carro, es decir, son los que hacen que las piezas funciones con mayor fluidez. 

Aceite de frenos

Su consistencia es de un marrón claro, pero que puede cambiar, pues entre más tiempo pase se torna más verdoso. Su ubicación es muy sencilla, porque siempre estará cerca de las ruedas o el sistema de frenos del carro.

Ácido de batería

Aunque la carcaza sea el área de mayor perdurabilidad, existen casos donde sucede una fuga.  Para los que no saben, este contiene un ácido que tiene un olor particular y penetrante.

El mayor indicio de que el fluido se ha dañado es que sale en grandes cantidades desde las aberturas ubicada en el área superior donde se alojan los bornes de la batería hacia el suelo, dejando todo oxidado a su paso.

Sustancias refrigerantes o del aire acondicionado

Al tacto, esta sustancia verdosa ligeramente lubricante con olor es dulzón, también puede volverse azulada o rojiza dependiente de anticongelante del vehículo. Se puede encontrar en la parte media del vehículo justo encima del aire acondicionado. 

 

Identificar la procedencia de la fuga

Una vez identificado la naturaleza del líquido es ideal que se determine el lugar de donde proviene. Lo recomendado por Pacheco es que antes de asegurar cualquier causo es ideal limpiar todo el motor y partes adyacentes.

Para nadie es un secreto, que la parte interna de los vehículos puede ensuciarse con facilidad motivado por los posibles baches y charcos de agua que pueda atravesar, por lo que el usuario puede pensar que existe una fuga  erróneamente o si la tiene, sea complicado ubicarla con exactitud.

Una vez culminada la limpieza, algunos mecánicos como Pacheco vierten un poco de aceite en el motor y lo ponen en marcha durante unos minutos para descubrir con exactitud el lugar de dónde estaría saliendo la mancha, siendo válido para fugas grandes.

Para el caso de las más pequeñas, se debe acceder a procedimientos más meticulosos con otros productos que serán utilizados por un profesional.

Cualesquiera sea el caso, lo ideal es que si las manchas son del motor o los frenos, el usuario deberá ir inmediatamente hacia un mecánico o taller para arreglar los daños.