Desde agua caliente hasta secadores de cabello: dos formas para sacar choques

07:55 AM 12/08/2019

Las abolladuras producidas por accidentes o choques son algunos de los tantos dolores de cabeza de los choferes debido a los incalculables ceros que tendrán que pagar en los talles de latonería y pintura por la más mínima abolladura en sus carrocerías. 

Fácilmente, un golpe mínimo podría tener un costo muy elevado, según Jorge Gutiérrez, latonero de Maracaibo. Sin embargo, con el tiempo se ha formalizado nuevas formas caseras de sacar algunas abolladuras sin la necesidad de un profesional, siempre y cuando no haya afectaciones en la pintura.

 

 

Las nuevas carrocerías han adoptado tecnologías que simplifican las reparaciones automotrices con la ayuda de uno que otro artículo doméstico común como destaponadores de baño, agua caliente o secadores de cabello. 

Aquí te explicamos cómo sacar un choque con la ayuda de estos productos: 

 

Truco con una varilla o mazo de metal

Se centra en el proceso de presión o empuje, que no es más, que la presión ejercida desde la zona interior de la carrocería hacia el exterior con la finalidad de volver la zona a su lugar. 

Para la aplicación, se va a necesitar varillas o pequeños martillos de diferente formas y tamaños que podrían variar según el golpe y el tipo de carro.

Es ideal, que el responsable de la acción siempre tenga en cuenta los niveles de presión para evitar un daño mayor.

La extracción del golpe debe hacerse de a poco, y con golpes certeros pero no tan fuertes de manera progresiva que ira desde la punta del golpe hasta poco a poco llegar al centro.

 

Truco con un destapador de inodoro

Aunque sea extraño, muchos de los latoneros utilizan esta modalidad para golpes muy pequeños. El truco sólo consiste en ubicar el destaponador de baño justo en la zona afectada e ir extrayendo. 

Para el caso de golpes muy grandes, lo ideal es extraer una parte y luego otra, de manera que la pintura no sufra mayores daños.

 

Truco con el calor proveniente del agua caliente o un secador de cabello

Está técnica es comúnmente utilizada para abolladuras con mayores proporciones, consiste en aplicar el calor en las zonas afectadas.

En el momento del uso, lo ideal es ir palpando la zona para que cuando tenga una temperatura elevada, ir golpeando repetitivamente en la zona interna del golpe hasta que poco a poco vaya cediendo y por ende, tome su forma habitual.

En el caso del agua caliente, se deberá usar de dos a tres litros de agua caliente sobre el choque para poder dar los golpes. Sin embargo, cuando la zona pierda el calor, el usuario debe calentar más agua para el uso. 

Es válido resaltar que existirán caso donde los golpes internos no será necesarios, ya que el calor sacar los golpe por si solos, todo dependerá del material de la carrocería del vehículo.