Publicidad

Actualizado hace 269 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Deportes
11:31 AM / 01/12/2018
Rubén Limardo a PANORAMA en su 104 aniversario: Sueño con mi segundo oro olímpico
Guy Acurero
Agencias

Con un balance positivo terminó el 2018 de Rubén Limardo, el segundo campeón olímpico en la historia de Venezuela. El oriundo de Ciudad Bolívar triunfó este año en los Juegos Suramericanos de Cochabamba, Bolivia, y ganó la Copa Satélite en Oslo, Noruega.

El esgrimista también sumó dos subcampeonatos, uno en la Copa del Mundo de Wuxi, China, y otro en el Campeonato Panamericano de La Habana, Cuba.

Limardo viene de participar en el Mundial de Berna, Suiza, en el que quedó eliminado en primera ronda.

El medallista de oro en los Juegos Olímpicos Londres 2012 pasará los primeros días de diciembre en Caracas, por compromisos con la Fundación Rubén Limardo y con el Comité Olímpico Venezolano (COV). El de Bolívar es el presidente de la Comisión de Atletas del organismo.

Limardo conversó con PANORAMA y envió su felicitación por el aniversario 104 de este rotativo: “Un gran saludo a PANORAMA y a sus lectores por sus 104 años. Que tengan muchos éxitos, que sigan informando al país. Que sigan detrás del deporte y de los atletas, que día a día damos todo por Venezuela. Desearle muchísimos éxitos y gracias por esta buena entrevista”.

El esgrimista habló de su 2018, de los objetivos que tiene para el próximo año, incluyendo los Juegos Panamericanos Lima 2019, donde buscará su cuarta presea dorada panamericana (tiene dos individuales y una por equipos). El campeón del mundo en el Mundial 2013 de Buenos Aires también expresó su deseo de desenfundar su espada en los Juegos de Tokio 2020.

—¿Cómo se siente físicamente al cierre del 2018?

—Físicamente me siento muy bien en cuanto a lo que he venido trabajando, aunque en la última competencia venía de recuperarme de una pequeña carga muscular, pensábamos que era algo más grande, pero fue algo pequeño. Tuve unos días de descanso, pero nada grave. Estoy en el peso ideal, trabajando la movilidad, la estabilidad, para no correr riesgos con lesiones en las rodillas. No ha terminado el año, seguimos entrenando porque tenemos la primera Copa del Mundo en enero. Estaremos en Venezuela un mes donde vamos a trabajar fuertemente. Este año para mí ha sido exitoso, sin ningún tipo de lesión grave, y espero seguir mucho tiempo así para darle más triunfos a mi país.

—Este 2018 se cumplieron seis años del oro en Londres. ¿Cuáles son las diferencias entre el Rubén Limardo que ganó el título olímpico al de hoy en día?

—Ahora soy una persona más responsable. Trabajo de forma más profesional, he aprendido a escuchar mi cuerpo, cuido mi alimentación. La experiencia durante esos años de convivir con la fama no fue fácil. Eso hay que disfrutarlo en su momento y no dejarse llevar por muchas cosas porque eso puede bajar el rendimiento de un atleta, saber llevar las dos versiones de cuando no tenías nada a tener prácticamente muchas cosas. Es sumamente difícil, pero eso hay que afrontarlo con mucha humildad y saber superarlo. Hoy en día me siento contento por lo que he logrado seis años después de Londres. Sigo trabajando y soñando con una nueva medalla. Cada vez que obtengo triunfos se los dedico a las personas que me apoyan, en especial a mi mamá, pero siempre ayudando a mi equipo de trabajo. Tenemos a 30 personas en Polonia junto con el Fencing Gascón Carreño Center, que es de mi entrenador, y mi fundación, cada vez va creciendo y seguimos ayudando a las personas. Eso es lo que yo puedo hacer por mis muchachos. Cada vez aprendiendo más, obteniendo información para nuestra organización, porque después del deporte viene la vida del retiro y pienso seguir vinculado en el deporte para darle el apoyo a la organización, y si Dios me lo permite, llegar a ser dirigente de un ente deportivo grande a nivel nacional, mundial, olímpico, donde yo quiera estar en algún momento.

—Fue nominado a Atleta del Año del 2018 por parte del Círculo de Periodistas Deportivos de Venezuela, y su tío, Ruperto Gascón, fue nominado a Entrenador del Año. ¿Cómo se siente con la candidatura, usted y su tío?

—Estar nominado a ser Atleta del Año, entre tantos atletas que han logrado muchísimas cosas para nuestro país, grandes resultados, con solamente estar allí para mí es un orgullo. Es algo bonito que se siente, igual que a mi entrenador, que bastante ha dado para nosotros. Son lo más importante para un atleta y para las organizaciones, ya que ellos son los que se dedican a diario a mejorarnos, a trabajar nuestra técnica, táctica, y superarnos en las dificultades. Así como el atleta se lleva el premio, el entrenador debería estar figurando siempre en esa posición. Para nuestra organización es algo bien bonito, es recordar nuevamente ese 2013 donde fui postulado y gané el Atleta del Año. Espero que en esta oportunidad pueda llegar a ser el ganador, aunque como comenté, tengo compañeros que han logrado grandes resultados para el país. Estar ahí para mí es un honor y agradezco al Círculo de Periodistas Deportivos de Venezuela para que yo esté presente entre grandes atletas.

—La influencia de su familia en la esgrima venezolana es indiscutible y representa una gran generación de esgrimistas. ¿Cuál es su opinión al respecto?

—Hemos tenido grandes resultados porque esta familia Limardo-Gascón, en especial Gascón se puede decir porque por mi entrenador, Ruperto, mi madre Noris, que en paz descanse, mi tía Mary, fueron los que iniciaron este proyecto durante mucho tiempo, y mi papá, que estuvo al mando muchos años en la Asociación de Esgrima del estado Bolívar con mi mamá aportaron muchísimo y siguen aportando. Creo que tenemos grandes resultados porque hacemos esto de corazón, por pasión, por un objetivo. Este objetivo inició en 1998, cuando mi entrenador tuvo la idea de formar grandes atletas, y que como atleta él no pudo lograr un resultado olímpico, él quería hacerlo como entrenador. La familia creyó fielmente en ese proyecto. Nosotros como organización cada vez estamos más blindados. Creo que ninguna organización en el país trabaja como nosotros, quieren imitarnos, quieren prácticamente hacer algo igual, pero es imposible porque desconocen toda la trayectoria y el orden que tenemos. Cada día nos preparamos para tener mejores resultados, no solamente a nivel de atleta, sino a nivel de organización, porque soñamos en grande y no queremos que esto sea para ahora, sino para siempre. Y como sabemos que un atleta para lograr una medalla olímpica o prepararlo para grandes resultados tarda de 15 a 20 años, aunque las teorías dicen que a los ocho años ya pueden estar en los grandes resultados, nosotros trabajamos para largo plazo. Sabemos que eso no se logra de un día a otro, por eso estamos preparando a personas para que cuando nosotros no estemos, ese grupo de muchachos y jóvenes sigan esta trayectoria a nivel organizativo y de competidores para seguirle dando resultados a nuestro país. Hay que crear una historia como la que tiene Francia, Rusia, Hungría, Alemania, todos estos países potencia en esgrima. Nosotros tenemos que crear un sistema, una escuela, para que a futuros sea la base del éxito de este deporte en nuestro país.

—¿Cómo maneja el hecho de entrenar lejos de Venezuela, normalmente lo hace en Europa, lejos de los suyos?

—Entrenamos afuera primero porque nuestro entrenador se fue hace muchos años para Polonia. Es más económico viajar a las competencias estando en el centro de Europa que desde Venezuela. Los boletos son más costosos y se puede ahorrar mucho dinero, es por eso que nuestro proyecto se basa en estar un poco más allá para no tener tantos gastos a pesar que estamos con mucha humildad y mucho sacrificio, pero seguimos trabajando. Este deporte nos ha dado muchísimo y hay que seguir. La cabeza de este proyecto vive allá y tenemos que adaptarnos a eso. Sabemos que por la situación de nuestro país las condiciones no están completamente al 100% para prepararse. A pesar que estamos afuera, en Polonia se nos hace más económico viajar a las competencias. Viajar desde aquí a Europa es más complicado. Las instalaciones en Venezuela no están en óptimas condiciones, como quizás las podemos tener en otros países.

—Usted conoce el trabajo de la esgrima a nivel internacional. ¿Qué diferencias hay en la preparación, formación y entrenamiento entre Venezuela y otros países?

—La diferencia quizás no está en prepararse en Venezuela u otro país, sino en el entrenador. Tener a un entrenador preparado, que sepa de este deporte. El único maestro que tenemos a nivel mundial y a nivel nacional se llama Ruperto Gascón y es el que tenemos nosotros. Porque se preparó en la Universidad Deportiva de Kiev, Ucrania, en 1993. En Venezuela, los entrenadores tienen cursos, y creo que eso no da el 100% para conocer este deporte. Estando afuera, la comodidad que tienes es que puedes asistir a campos de entrenamiento con otros países, puedes tirar muchas competencias, nacionales e internacionales, por lo cerca que están en Europa, a diferencia de Venezuela, que se pueden efectuar de cuatro a cinco competencias nacionales. Un atleta de Europa participa en 15 competencias a nivel nacional e internacional, los venezolanos hacen cuatro o cinco. En Venezuela no hay campos de entrenamiento, la organización no es la adecuada, no hay un sistema que lleve a los atletas a tener un nivel óptimo. Eso es lo que hacen los países europeos, porque tienen escuelas, porque tienen un sistema, y nosotros nos adaptamos a ese sistema y obvio que siempre nos va a dar un plus porque son más competencias, más campamentos. Una vez que tú logras el nivel, recibes muchas invitaciones de países. Por lo menos nosotros entrenamos tres, cuatro veces al año en Moscú, Rusia, estamos con los mejores, y hay un respeto. Así como nosotros aprendemos de ellos, ellos aprenden de nosotros porque son diferentes estilos de esgrima.

—¿El oro en Lima 2019 es su máximo objetivo para el próximo año? ¿Cómo se prepara para la cita panamericana?

—Todavía queda bastante para los Juegos Panamericano de Lima 2019, hay que mantenerse al tono y siempre preparado en la élite para no tener ningún inconveniente. Mi próximamente es ganar oro en individual y por equipos. El equipo de espada masculina ha estado en la final en los últimos tres Panamericanos pero el oro solo logramos en Toronto, con un equipo con más experiencia. Para estos Juegos de Lima tenemos un equipo renovado. Es un reto bastante fuerte, hay contrincantes como Argentina, Cuba, Brasil, Colombia, que han mejorado muchísimo, y Estados Unidos que siempre ha sido potencia. Yo quiero buscar la medalla de oro en esos Panamericanos porque no sé si estaré para los Juegos de 2023.

—¿Rubén Limardo podría repetir la hazaña olímpica en los Juegos de 2020?

—Estoy trabajando fuertemente para buscar esa medalla en Tokio 2020, trabajo muy duro. He tomado mucha experiencia. A nivel de la esgrima, en espada masculina, mientras más edad, más condiciones te da. Sigo soñando en grande. Esperemos estar en Tokio, junto al equipo, y quiero ser el primer esgrimista en ganar dos medallas olímpicas de oro.

—Según su experiencia, ¿cuál es el panorama de Venezuela para Tokio 2020 en esgrima, tanto en masculino como en femenino?

—Hasta ahora, el equipo de espada masculina es el que tiene más opciones tiene a estar entre los mejores por los resultados que hemos obtenido. No es fácil, porque hay rivales que son potencia, Francia, Alemania, Hungría, pero Venezuela siempre ha estado ahí en Juegos Olímpicos.

—¿Hasta cuándo podremos disfrutar de la espada de Rubén Limardo? Con 33 años, ¿maneja la fecha del retiro? ¿Los de Tokio serían sus últimos Juegos Olímpicos?

—Todavía no pienso en el retiro, mientras el cuerpo me siga dando salud y esa mentalidad de guerrero. Disfruto lo que hago y pienso que cuando alguien disfruta lo que hace es muy difícil pensar en el retiro. Por ahora, no tengo un relevo que yo pueda dejar y decir que estoy preparado para el retiro para dejar que estos atletas sigan dándole triunfos a Venezuela. Los estamos preparando, vamos por ese camino, pero retirarme muy pronto es dejar a mis compañeros sin muchos triunfos. Pienso seguir, no solamente por mi trabajo individual sino por el equipo. Si en una oportunidad a mí los adultos me brindaron un apoyo para lograr grandes victorias, yo se los voy a dar a esta nueva juventud, para que siga preparando, siga ganando experiencia, y cuando el entrenador me diga que ya tenemos un equipo consolidado, pensaré en el retiro. Estoy con mi visión a futuro de seguir trabajando, vamos a ver qué pasa después de Tokio. Me están pidiendo para los Juegos Olímpicos de París 2024. Pienso que puedo llegar hasta allá mientras mantenga en condiciones mi cuerpo y evite lesiones.

—¿Cómo cierra el año la Fundación Rubén Limardo en cuánto a logros?

—Ha sido un año extraordinario, nunca habíamos obtenido tantos resultados. Los míos, en individual y por equipos, en espada Grabiel Lugo, Francisco y Jesús Limardo. Logramos oro en Suramericanos por equipo e individual, plata individual en Barranquilla y oro por equipo, tenemos plata individual y por equipos en el Panamericano de Cuba. Beyumil Posada, quien ganó un torneo nacional juvenil femenino en Polonia, José Manuel Rodríguez ganó campeonato nacional cadete en Polonia también, Fabián Caicedo viene de quedar segundo en la Copa del Mundo de San Salvador, Daniel Ismaya es bronce en una copa internacional en Polonia. En florete, Janderson Briceño se quedó con el bronce en un campeonato nacional polaco. Emil Patiño ganó su primer nacional cadete en Polonia. Estos resultados es gracias a la organización que hemos venido laborando con mucho sacrificio, pero con mucha pasión y visión. Esperemos que para 2019 estos resultados aumenten porque ya no solamente es Rubén Limardo, sino una camada, una generación que hemos estado preparando para que estos niños a futuro sean los máximos medallistas de nuestro país.

—Representó a los atletas venezolanos como el presidente de la Comisión de Atletas del Comité Olímpico Venezolano en el Foro Continental de Atletas de PanamSports. ¿Cómo puede describir la experiencia y que conocimientos le dejó?

—Hay muchísimas cosas que trabajar en Venezuela. Pronto haremos un taller en el país con el Comité Olímpico nacional, dar toda la información que nos dieron en el evento. Mi visión es preparar y plasmar la estructura informativa para que el próximo presidente de la Comisión cuando la tome tenga algo preparado y sepa el rumbo, la misión y la visión que quiere esta Comisión de Atletas, que debe adaptarse a sus necesidades, adaptarnos a una serie de cosas, para saber a dónde vamos y qué queremos lograr, y después de allí vendrán los proyectos. Pero como no tiene una estructura como tal, yo quiero ser el primer atleta representante de esta comisión que deje una estructura hecha.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
1Comentarios

1

domador antiopositores 01/12/2018 12:30 PM

Magnifico. Administra el entusiasmo. Se le desea éxitos.


AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS