Publicidad
¡El hermoso y casi extinto arte de la Primera Página!

06:12 AM 01/12/2019

De todas las páginas que componen un periódico, la primera tiene un sentido especial: Es su vitrina, su corazón editorial. En ella vibran las noticias. Saltan a la caza de su presa: los lectores. Los convidan a la leer, a mirar, a enterarse, a buscar adentro mucho más. Si el periodismo es síntesis, la primera es el supremo arte del resumen.

De todas las páginas que una Sala de Redacción digital extraña más  es precisamente esa. Porque en ella había la simbiosis de la atracción-seducción, en ella participaban el periodista, el fotógrafo y el diseñador. Todos se confabulan para estar a la altura de las grandes noticias. Entonces de las miles de primeras páginas que a Diario se construyen, aquellas que marcan a quienes las elaboran y a quienes las leen, son las que más impacto noticioso destilan de la tinta y el papel.

Y es ese uno de los grandes secretos que el periodismo digital trata de desenmarañar. Construir una simbología que ayude a sus audiencias a descifrar que no está ante una noticia más. Que la que lee es una de esas eventualidades históricas que a veces se suelen recordar precisamente por el maravilloso arte de titular.

Lo cierto es que la escasez de papel, y la muerte sucesiva de ediciones impresa, ha supuesto la muerte del imaginario de las primeras páginas. De los grandes titulares, del despliegue tipográfico y gráfico que ayudaba a transmitir la urgencia de leer: ¡lean que es importante!

En nuestros 105 años quisimos rendirle un tributo a la más importante de todas las portadas y tapas: la primera página, esa en cuya elaboración acertamos o erramos quienes tuvimos el placer de elaborarlas . Esas que se asocian al periodismo tanto sus como pares en la nostalgia y también extintas ya: Las ediciones EXTRA. Esas que resultan un reto a la síntesis y de las que en PANORAMA se elaboraros más de 35 mil en sus 104 años y medio de vida.

Sus titulares inolvidables, sus imágenes históricas, sus puestas en escena para el recuerdo, tocaron la fibra de generaciones previas y ahora, como un tesoro hemerográfico, llegan a las suyas para hacer lo propio: conmoverlos.

Y es que cuando las noticias rompen el celofán del molde rutinario, los periódicos tienen que competir por presentarlas de la mejor manera. Y eso ocurrió, en su momento, en cada una de las Primeras, tenían que hacer realidad ese matrimonio entre PANORAMA y los grandes acontecimientos históricos.

Y por supuesto, hay buenas y malas noticias. Hay noticias que provocan evocar a cada instante, otras que impactan a la razón más allá del tiempo y la distancia. Otras contagian de alegría y emoción. Todas, absolutamente todas tienen algo en común: No pasan desapercibidas y han guardado un lugar en nuestra memoria.

Serán pues las primeras páginas las que recopilarán editorialmente la historia del siglo XX. En sus llamados se condensan los buenos y malos momentos, y al ojearlas se evocará la intensidad con la que la humanidad ha vivido el siglo XX y lo que va del siglo XXI.

La emoción de elaborarlas salta a la memoria y se equipara solo con la vibrante sensación que despierta recordarlas. Generaciones de soñadores, periodistas, literatos, diseñadores, reporteros gráficos, directores y accionistas hicieron cada uno en su momento lo mejor que estuvo en sus manos para ofrecerles aquellos tesoros impresos que a fuerza de crisis ya en Venezuela son casi un recuerdo.