Publicidad

Actualizado hace 3 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciudad
11:11 AM / 12/07/2018
La C-2, un recorrido repleto de basura y huecos
Isaac Rubio
0
Archivo

A pesar de su importancia estratégica, la circunvalación 2 exhibe su peor cara por estos días: está repleta de basura y huecos, carece de una adecuada señalización y su asfaltado muestra las marcas del deterioro, aunado a las “heridas” que le dejaron las protestas del 2017 y las registradas este año por la crisis eléctrica.

La C-2 es una arteria vial que conecta el norte con el sur de la ciudad, además de las calles circundantes que a su vez llegan al este y al oeste de ella. Es epicentro del comercio, de decenas de zonas residenciales, desde el Kilómetro 4 hasta su prolongación que culmina en la plaza El Ángel, ubicada en la avenida El Milagro, o viceversa.
 
 Las guarimbas y las barricadas dañaron las carreteras a su paso y dejaron a Maracaibo más sucia y con más huecos.  Los resultados de las protestas fueron todavía peores: asfalto dañado, más basura y como consiguiente, más caos.

Lo que ha causado mayor alarma es la tala de árboles para formar las barricadas. Algunos individuos han cortado casi completamente los troncos, lo que ocasiona un daño irreparable en el ecosistema. “¡Cómo van a utilizar los árboles para hacer las guarimbas! (...) Nos estamos haciendo daño”, dijo Norma Pirela, habitante de la urbanización San Rafael.

Dejan los árboles allí para que —sin importar el daño— cumplan su cometido: cerrar la vía.

También han incendiado carros pequeños y camionetas como medida de protesta en la circunvalación 2.   La textura en el asfalto que estaba en buen estado cambió luego de estos hechos: se dañó. 
 
En la carretera cercana a las residencias Valle Alto, recientemente, presuntos habitantes de las comunidades cercanas quemaron tantos cauchos como encontraron, hasta tener una especie de ‘zona de fuego’ que impedía el paso peatonal y vehicular a toda costa. Los conductores tuvieron que tomar vías alternas por los barrios aledaños que estaban a oscuras.

Adyacente al sector El Tránsito no hay huecos, hay cráteres.  Los cauchos incendiados que han puesto como barricada, pero también la falta de mantenimiento por parte de los entes públicos antes y después de la época de lluvia, traen como consecuencia reiterados huecos.  Con extrema dificultad los conductores pueden pasar por ahí. Algunos bordean el desastre.

Pero no todo es a causa de las guarimbas: en la prolongación C-2, cerca de la urbanización Canta Claro, hay basura para regalar. Los habitantes la sacaron de sus residencias y las pusieron en la vía, a fin de ver si así el aseo urbano pasa y se la lleva. “Yo vivo  adentro y tenemos que venirla a poner en la avenida para ver si medio la recoge la alcaldía porque adentro no llegan los camiones desde hace años” rechazó Antonia Chirinos, habitante del barrio Bolívar, comunidad cercana a la circunvalación 2. 
Es posible ver a indigentes revisando la basura, hurgándola, viendo qué encuentran para vender o para llevar a sus casas tanto para comer ellos como para llevarles a sus animales. También comen de ella allí.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DECiudad
Ver más