Publicidad

Actualizado hace 5 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Ciencia y Tecnología
08:25 PM / 08/10/2019
La Vía Láctea envía un haz cataclísmico hace 3,5 millones de años: estudio
Xinhua
Agencias

Los astrónomos descubrieron que un rayo de energía en expansión brotó desde cerca del agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, como un rayo de faro titánico, hace más de 3 millones de años.

El estudio publicado el domingo en el sitio de preimpresión arxiv.org y que se publicará pronto en The Astrophysical Journal mostró que el rayo había enviado una explosión de radiación en forma de cono a través de ambos polos de la Galaxia.

El fenómeno creó dos enormes conos de ionización que atravesaron la Vía Láctea, comenzando con un diámetro relativamente pequeño cerca del agujero negro, y expandiéndose enormemente a medida que salían de la Galaxia, según el estudio.

La explosión fue demasiado grande para haber sido desencadenada por algo más que la actividad nuclear asociada con el agujero negro, conocido como Sgr A *, que es aproximadamente 4,2 millones de veces más masivo que el sol, según el equipo de investigación australiano-estadounidense.

Utilizando datos recopilados por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, los investigadores calcularon que la explosión masiva tuvo lugar hace unos 3,5 millones de años, lo que es sorprendentemente reciente en términos galácticos.

"Esto muestra que el centro de la Vía Láctea es un lugar mucho más dinámico de lo que habíamos pensado anteriormente. Es una suerte que no estemos residiendo allí", dijo Lisa Kewley, directora del Centro de Excelencia ARC de Australia para Astrofísica All Sky en 3 Dimensiones.

Los investigadores estimaron que la explosión duró unos 300,000 años, también un período extremadamente corto en términos galácticos.

"Siempre pensamos en nuestra galaxia como una galaxia inactiva, con un centro no tan brillante. En cambio, estos nuevos resultados abren la posibilidad de una reinterpretación completa de su evolución y naturaleza", dijo la coautora del artículo, Magda Guglielmo, de la Universidad de Sydney. .

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS