Publicidad

Actualizado hace 17 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
09:00 PM / 11/01/2019
Relacionan disminución del sueño profundo con primeros signos del Alzheimer
Xinhua
Agencias

Investigadores de la Washington University School of Medicine en St. Louis encontraron que las personas mayores que tienen menos sueño de ondas lentas, el sueño profundo que uno necesita para consolidar los recuerdos y despertarse sintiéndose renovados, tienen niveles más altos de la proteína cerebral tau, y la tau elevada es un signo de la enfermedad de Alzheimer y se ha relacionado con daño cerebral y deterioro cognitivo.

Para comprender mejor la relación entre el sueño y la enfermedad de Alzheimer, los investigadores estudiaron a 119 personas mayores de 60 años, de las cuales el 80 por ciento eran cognitivamente normales y el resto tenía una discapacidad muy leve.

Los investigadores monitorearon el sueño de los participantes en el hogar en el transcurso de una semana normal. Los participantes recibieron un monitor de EEG portátil que se ajustó a la frente para medir sus ondas cerebrales mientras dormían, así como un sensor similar a un reloj de pulsera que rastrea el movimiento del cuerpo. También mantuvieron registros de sueño, donde anotaron tanto las sesiones de sueño nocturnas como las siestas diurnas. Cada participante produjo al menos dos noches de datos, algunos tuvieron hasta seis.

Los investigadores también midieron los niveles de beta amiloide y tau en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo que baña el cerebro y la médula espinal. Treinta y ocho personas se sometieron a escáneres cerebrales PET para las dos proteínas; 104 personas se sometieron a punciones espinales para proporcionar líquido cefalorraquídeo para el análisis; y 27 hicieron ambas cosas.

Después de controlar factores como el sexo, la edad y los movimientos mientras dormían, los investigadores encontraron que la disminución del sueño de ondas lentas coincidía con niveles más altos de tau en el cerebro y una mayor proporción de tau a amiloide en el líquido cefalorraquídeo.

"La clave es que no fue la cantidad total de sueño lo que se vinculó con tau, fue el sueño de ondas lentas, que refleja la calidad del sueño", dijo el primer autor Brendan Lucey, profesor asistente de neurología y director de Centro de medicina del sueño de la Universidad de Washington. "Las personas con un aumento de la patología tau en realidad dormían más por la noche y dormían más en el día, pero no estaban durmiendo de la mejor calidad".

Los cambios cerebrales que conducen a la enfermedad de Alzheimer, una enfermedad que afecta a aproximadamente 5.7 millones de estadounidenses, comienzan lenta y silenciosamente. Pasan hasta dos décadas antes de que aparezcan los síntomas característicos de pérdida de memoria y confusión, y la proteína beta amiloide comienza a acumularse en placas en el cerebro.

"Medir cómo duermen las personas puede ser una forma no invasiva de detectar la enfermedad de Alzheimer antes o simplemente cuando las personas comienzan a desarrollar problemas con la memoria y el pensamiento", dijo Lucey.

No obstante, los investigadores no esperan que la vigilancia del sueño reemplace las exploraciones cerebrales o el análisis del líquido cefalorraquídeo para identificar los signos tempranos de la enfermedad de Alzheimer, aunque podría complementarlos.

Los hallazgos fueron publicados el 9 de enero en Science Translational Medicine.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS