Publicidad

Actualizado hace 31 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Belleza y Salud
03:55 PM / 09/07/2018
Consecuencias de comer en tu oficina
Redacción WEB / Agencias
0
Archivo

Una rutina muy agitada en el trabajo puede provocar malos hábitos alimenticios como comer apurada o de pie, apurando cada cucharada para regresar al trabajo sin ningún tipo de descanso o reposo.

No puedes menospreciar el tiempo que dedicas a tu alimentación en el horario laboral, ya que es pilar fundamental de la buena salud de tu organismo. No solo debes cuidar qué comes sino cómo lo comes.

Consejos para mejorar los hábitos alimenticios:

- Realiza tres o cuatro comidas principales y reduce la ingesta por la tarde y la noche.

- ¿Comer por hambre o ansiedad? Evita el "picoteo" innecesario fuera de las comidas, reseñó el diario Clarín de Argentina.

- Prepara el lugar donde comerás: debe ser agradable e inspirarte tranquilidad.

- Cuando vayas a comer... solo come. Evitar trabajar, mirar televisión o internet mientras te alimentas.

- No comas de pie en el mismo escritorio donde trabajas.

- Disfruta lo que comes, que el actor de comer sea toda una experiencia, la exploración de sabores. En la medida que lo disfrutes, tu cerebro experimentará una sensación de saciedad que te ayudará a no comer más de lo que tu cuerpo necesita.

- Lo mejor será que acompañes tus comidas con bebidas sin calorías como agua, o jugos de frutas naturales sin azúcares artificiales añadidos.

- No comas rápido: date un tiempo para masticar los alimentos para que la digestión se desarrolle de la mejor manera posible. Realizar una buena masticación, favorece el contacto del alimento con las enzimas digestivas, demorando su llegada al estómago. Esto otorga al cerebro el tiempo necesario para recibir, estimular y enviar mensajes de saciedad.

Otras consecuencias

Aumento de peso

El no tomarse un tiempo de descanso para comer hace que el cuerpo, en medio de la voragine laboral, incremente el nivel de ansiedad. Eso conduce a un déficit en el proceso de quemar las calorías consumidas. Además, el comer en soledad y de manera rápida hace que el cuerpo tenga más dificultades para poder procesar ese alimento, reseñó el portal Expansión.

Fatiga cerebral

El ser humano dispone de una cantidad determinada de energía psicológica que se puede usar durante el día. El esfuerzo por el comportamiento, la interacción con los demás y el lograr enfocarse en un trabajo surge a raíz de esa energía. Si uno come y trabaja al mismo tiempo, es imposible que el cuerpo pueda recargar esa energía.

Trastornos psicoemocionales

El comer solo enfrente de la pantalla del ordenador también acarrea problemas sociales y psicológicos. El espacio común ejerce un rol de unidad entre los trabajadores y es, en una gran parte, donde se fortalecen las relaciones entre compañeros de trabajo. El estar en soledad todo el tiempo y con la cabeza exclusivamente puesta en el trabajo genera un desgaste psicológico y dinamita las posibilidades de generar un punto de encuentro con los colegas.

Trastornos cognitivos

El mantenerse encerrado en un mismo lugar puede resultar muy perjudicial en el aspecto cognitivo, lo que afecta directamente a la salud del trabajador y repercute negativamente en su tarea. El estudio detecta que disponer de la oportunidad de salir a comer al aire libre o fuera del edificio de trabajo tiene efectos restaurativos en el cerebro, puede ser un beneficio para mantener el foco de atención y ayuda a recuperarse de situaciones estresantes.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
0
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEBelleza y Salud
Ver más